Noticias

Laia Font y Alex March logran el 1ºPremio Tony Wigram a las Buenas Prácticas en Musicoterapia, un premio compartido por decisión del Jurado, al valorar que ambos trabajos eran merecedores del premio. El trabajo musicoterapéutico de Natalia Fernández con niños con Trastorno del Espectro Autista en un centro educativo de Tres Cantos (Madrid), ha sido finalista.

Laia Font presentó el trabajo de musicoterapia que realiza en la Residencia de Psicogeriatría de Lakua, perteneciente al Instituto Foral de Bienestar Social de la Diputación Foral de Álava. Los objetivos de Laia eran dos:

1- Conseguir que la persona mayor con deterioro cognitivo pudiera conectar con su identidad y con su entorno a través de la música.

2- Hacer partícipe de las sesiones de musicoterapia a los familiares, a los trabajadores del centro y a las personas acompañantes, con el fin de que puedieran ver a la persona mayor desde sus capacidades y poder así comprender sus necesidades emocionales, sociales y espirituales.

Laia se centró en distintos aspectos como la identidad de la persona mayor, la conexión con el entorno, la comunicación y la expresión, o el modelo de atención centrada en la persona.

Los resultados de su intervención musicoterapéutica han sido muy positivos para los distintos agentes implicados, tanto la persona mayor, como profesionales del centro que han podido mirar con otras gafas a los residentes, así como para los familiares y acompañantes. El jurado de este premio ha querido premiar la buena práctica de Laia Font, quien asegura mostrarse encantada y orgullosa del trabajo realizado.

Por su parte, el valenciano Alex March presentó un estudio quasi-experimental de su tesis doctoral sobre la aplicación de una adaptación del Método GIM en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, concretamente, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Un estudio realizado en el Hospital Universitario de Valencia, en el que participaron 51 pacientes y que se desarrolló mediante una adaptación grupal, de ocho semanas, una sesión por semana. Los resultados más significativos fueron visibles, asegura March, entre los que destacan la mejora del estado de ánimo y el descenso de los niveles de ansiedad y depresión, etc. Alex March logra con este traajo el Primer Premio Toy Wigram a las Buenas Prácticas en Musicoterapia junto a Laia Font .

Natalia Fernández por su parte presentó un caso de musicoterapia grupal con tres niños con TEA. La intención de la intervención era que estos menores de edad pudieran desarrollar habilidades expresivas para así encontrar caminos de comunicación y poder mejorar su inclusión en el entorno escolar y por consiguiente su calidad de vida. Natalia ha destacado el trabajo interdisciplinar con los profesores y la familia. La evidencia de los resultados de las sesiones se contrastaban en tres áreas, en el hogar, en el centro escolar y en las sesiones de musicoterapia. Para este trabajo Natalia se ha basado en el Modelo Alvin en tres áreas: uso de la música en todas sus formas, la expresión de la música como auto-liberación y la estructura del proceso.

Esta intervención se llevó a cabo durante todo el curso escolar como una actividad extraescolar y formaba parte del Programa de Artes del centro educativo, una iniciativa pionera y continuadora, ya que el proyecto sigue adelante.

Desde el Instituto MAP queremos dar las gracias a todas las personas que han presentado sus buenas prácticas y de nuevo, felicitar a los ganadores. ¡Zorionak!

La familia de Tony quiso estar presente en el acto, a través de un vídeo en el que envió saludos y ánimos a los musicoterapeutas.

    

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies